Por mucho que le demos vueltas, por mucho que queramos buscar otros apartados, o que los trabajadores piensen que los ingresos los proporcionan sus trabajos, lo único que proporciona ingresos en las empresas, sean del tamaño que sean, son las ventas. Peter Drucker, reconocido gurú del management , va más allá y dice que en las empresas lo único que proporciona ingresos son la innovación y el marketing. Y a diferencia de la actitud socialmente admitida que asume que el marketing es básicamente publicidad, el marketing, dice Peter Drucker, es una forma de pensar en la empresa, que incluye todas las actividades que orientan a la empresa hacia la satisfacciones de las necesidades de los clientes.

Unas de las herramientas que se utilizan en este contexto de marketing, son las redes sociales, pero ¡ATENCIÓN!, las redes sociales no son Facebook, Linkedin ni Twitter, sino los contactos, grupos y relaciones que se realizan en estas “plataformas”, ya que eso es lo que son en realidad.

En este aspecto, por tanto, TODAS las empresas, grandes o pequeñas, pueden y deben utilizar las herramientas que esten a su alcance, en este caso las redes sociales, si bien prestando atención a unas actuaciones básicas, actuaciones que se realizan con el fin de conseguir el máximo rendimiento a los recursos empleados en cada acción.

Pero no todas las herramientas, no todas las redes sociales, son adecuadas o validas para todas las empresas, lo serán solo en función del tipo de empresa o del tipo de contacto al que se quiera llegar. Por ejemplo, Facebook será adecuado para un público más familiar, mientras que Linkedin será adecuado para las redes empresariales. También, en función del producto o servicio que vendamos, serán más adecuadas plataformas más visuales, como Pinterest o Instagram.

Debemos , pues, tener en cuenta una serie de premisas básicas, que nos ayudarán a definir la redes que nos sean más eficaces. Tendremos que pensar en:

  • El perfil de nuestro cliente objetivo.
  • El tipo de producto que vendemos.
  • Como queremos que nos contacte.
  • Que herramientas vamos a necesitar.
  • Quien se va a encargar de publicar en cada red , o en todas.
  • Cuánto tiempo se le va a dedicar a las actualizaciones.
  • Como las vamos a enlazar con nuestras otras herramientas; programas de gestión, vendedores, producción, etc.
  • Como vamos a realizar el seguimiento de las acciones.

En definitiva, se trata de no estar en redes sociales por estar, sino hacerlo con todas las consecuencias y pensando que vamos a invertir recursos en ello y que tendremos que hacerlos eficientes al máximo. Y no debemos olvidar que lo que trae los ingresos a la empresa son las ventas, por tanto, las redes sociales tambien deben estar ,¿como no?, al servicio de las ventas.

De todos modos, que nadie se asuste con lo anterior; a condición de que se planifique bien, es una tarea que no será muy costosa y que puede reportar muchos beneficios, y a veces no sólo monetarios, ya que puede también hacer crecer a nuestra empresa profesionalmente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.